Revisiones periódicas y mantenimiento preventivo | Renault Alianza Motor
Revisiones periódicas

Revisiones periódicas y mantenimiento preventivo

Evitar los problemas mecánicos de tu Renault es muy sencillo si cumples con las revisiones periódicas porque podrás identificar cuáles son puntos más importantes del funcionamiento de tu vehículo. Conoce qué aspectos debes cumplir sí o sí.

Todo conductor responsable sabe que cuando su Renault llega a un cierto kilometraje, tras rodar en las vías colombianas, es necesario acercase a los talleres de servicio autorizados para realizar la revisión periódica.

Este procedimiento cobra vital importancia, ya que permite identificar posibles fallas o malos funcionamientos mecánicos de tu vehículo.

Además, el hecho de cumplir con el cronograma de mantenimiento preventivo de tu carro, ahorrarás dinero a largo plazo, pues no tendrás que adquirir repuestos o remplazar piezas que por el desgaste continuo se estropean si no son atendidas en estas revisiones periódicas.

¿Qué tipos de mantenimientos existen?

Fundamentalmente, tu Renault puede ser sometido a 3 tipos de intervenciones:

  • Correctivo: aquí reparan las partes del carro que empiezan a presentar fallas o a funcionar de forma incorrecta.

 

  • Preventivo: en este punto hay que seguir las instrucciones del fabricante, detalladas en el manual del carro, acordes al tipo de servicio y el lapso de tiempo entre cada revisión.

 

  • Predictivo: aquí se hacen sesiones de diagnóstico y mediciones que permiten predecir situaciones, realizando correcciones o ajustes antes de que se presente una falla.

Lee también: Cinco cosas que debes corregir al conducir un vehículo manual.

¿Qué hay que tener en cuenta en las revisiones periódicas?

Entre más recorras con tu vehículo, el desgaste de ciertas partes es inevitable, especialmente cuando hablamos de llantas, frenos, motor, entre otros, que se van deteriorando, perdiendo calidad y efectividad con el paso de los kilómetros.

Es por esto que el mantenimiento preventivo por kilometraje entra, para evitar daños mayores mediante la revisión periódica de los elementos que cumplen funciones de seguridad activa y pasiva del vehículo.

Este tipo  de mantenimiento se realiza comúnmente a los  10, 20, 30, 40, 50 y 100 mil kilómetros2,  acorde a las recomendaciones de la empresa aseguradora Suramericana.

Recomendaciones

  • Para 10.000 km es importante realizar el cambio de aceite, el filtro de aceite, el filtro de aire. También hay que revisar la presión de inflado de llantas y el desgaste de la banda de rodamiento, chequear la tensión del embrague y las correas del motor.

 

  • A los 10.000 km también es importante revisar las luces e indicadores del tablero, velocidad de marcha mínima, sistema eléctrico, fugas de aceite, estado de las articulaciones, rótulas y guardabarros, el sistema de admisión, las tuberías y mangueras del motor.

 

  • Para los 30.000 km hay que repetir el cambio de aceite, filtros de aire y aceite, filtro de combustible, pastillas de frenos, aceite de dirección y transmisión, caja de velocidades y bandas de freno. 

 

  • En los 40.000 km, aparte de los puntos anteriores, deberás estar pendiente del ajuste de la suspensión, hacer limpieza y sondeo del radiador.

 

  • Finalmente a los 100.000 km hay que hacerle el último mantenimiento preventivo. Aquí le hacen alineación sencilla o doble, sincronización, ajuste de suspensión y los anteriores pasos mencionados.  

Recuerda que lo más importante es hacer estos mantenimientos preventivos en los talleres de servicio autorizados Renault Alianza Motor, por lo que te invitamos a agendar tu cita aquí.

 

 

whatsapp